Colaborar en el centro de escritura. Contra el paradigma de la escritura solitaria.

Clark, I. (1995). Collaboration and Ethics in Writing Center Pedagogy. En C. Murphy & S. Sherwood (Eds.), The St. Martin’s sourcebook for writing tutors (pp. 88-96). Boston: Bedford/St. Martin Press.

¿De dónde proviene la preocupación por el plagio? ¿Qué actitud ha de tomar el tutor frente a los problemas de ortografía o gramática? ¿Resulta pedagógica la imitación?

El trabajo en los Centros de escritura puede presentar muchas veces problemas de ética. El trato cotidiano tensiona preguntas desde el tutor al escritor acerca de cómo actuar (p.88) para que entre ellos se forje realmente una situación pedagógica, un aprendizaje significativo. Esencialmente la pregunta que Clark trata de resolver es la pregunta por el plagio. Se tiende a pensar que los centros de escritura fomentan el plagio entre escritor y tutor, que el estudiante    que asiste a un centro de escritura va a que ‘le hagan el trabajo’. Sin embargo, esta distorsión de la finalidad de los centros en la visión de quiénes la postulan ilumina en buena parte el problema, al mismo tiempo.
¿Por qué una preocupación especial por el plagio? La razón probablemente, más que malos deseos o deliberados sabotajes de los colegas, es que se tiene una errada concepción de lo que la escritura realmente trata. Se tiene la imagen de una escritura solitaria, de Flaubert en su cuarto de trabajo, gritando mientras París duerme. Sin embargo, si se afirman los principios que entienden la escritura como un proceso o actividad situado, esta imagen resulta simplemente equivocada. La escritura es colaborativa, en ella el escritor se hace partícipe de un proceso dialógico de creación de conocimiento, esencialmente en las disciplinas, tanto como de instancias de comunicación, etc.
Lo más problemático para el centro de escritura es que una preocupación desmesurada por el plagio podría traer consecuencias negativas en la relación pedagógica con el escritor. Por definición el espacio colaborativo se caracteriza por su flexibilidad y el temor al plagio rigidiza las relaciones entre el estudiante y el tutor. En lugar de corregir los errores, muchos tutores envían a sus estudiantes a los diccionarios.
No hay duda que la independencia en la escritura es uno de los objetivos mayores de un centro de escritura, pero no es necesario, se diría que de hecho es imposible, que esta situación se dé desde un comienzo en la relación tutorial. Es posible aceptar que el escritor se beneficiaría del enfrentamiento a la escritura del asistente. En las fases del aprendizaje bajo el paradigma vygostkiano  se entiende que hay una zona de desarrollo próxima en la que para quién aprende es más relevante lo que puede hacer asistido que por sí solo y sin ayuda. En este sentido, resulta más significativo un apoyo tutorial colaborativo, incluso en temas ortográficos y gramaticales, que una escritura solitaria que no asume la escritura como proceso, vid. Carlino, 2003. El estilo no nace espontáneamente del ánima del escritor, sino que se origina desde las distintas realidades que confluyen en su actividad concreta (93).

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s