La desmitificación de la letra, el origen de una nueva ciencia.

Olson, D. (1994). The World on Paper: the conceptual and cognitive implications of writing and reading. Cambridge, New York, Melbourne: Cambridge University Press.

¿Cómo hace una ciencia del estudio de la cultura escrita? ¿Qué prejuicios deben abandonarse?

El texto de Olson es la cantera de la que las piedras de los estudios de la cultura escrita han sido forzosamente extraídas. Fundamental, sin duda. Quisiera recalcar en este escrito los argumentos de Olson que permiten comenzar un estudio serio de la materia, desmitificando los presupuestos de sentido común que se tiene sobre la lectoescritura en una cultura inmersa en lo letrado.

Primero, existe la idea de que la escritura es la transcripción del habla. No obstante, el ejercicio de la palabra escrita solo utiliza algunos de los diversos sistemas semióticos por los que el ser humano es capaz de producir significado. La generalizada falta de contexto de la escritura provoca que la intención solo esté parcialmente representada.

Segundo, se cree comúnmente que hay una superioridad de la escritura frente al habla. No obstante, la escritura solo puede ser explicada como un instrumento derivado del habla. Esta última, en lugar de ser el lugar del insondable caos, es un sistema gramatical altamente organizado y expresivo, teniendo una preeminencia no solo explicativa, sino que probablemente genética, “oral discourse precedes and surrounds the preparation, interpretation, and analisys of written discourse” (1994, p.8).

Tercero, se sostiene un prejuicio frente a la superioridad del alfabeto como herramienta representacional. Muchos argumentos son posibles de esgrimir para ejemplificar este hecho; pero, para efectos de este texto,  creo que lo fundamental es la prueba de que, por un lado, culturas como la china con su sistema de notación logográfica obtienen mejores resultados por su naturaleza monosilábica y, por otro, que culturas no alfabéticas como la japonesa superan a la cultura occidental en sus niveles de literacidad.

Cuarto, se piensa que el progreso va aparejado al aprendizaje de la escritura alfabética. Esto, en cualquier caso, es relativizable, puesto que no responde la pregunta ‘¿Para qué se escribe?’ Probablemente, faltaría distinguir los distintos usos con los que se desarrolla la escritura y las distintas formas en que ella se actualiza en una cultura concreta, al ser una técnica social está destinada a un fin muy particular, “literacy is a means for establishing social control, for turning people into good citizens, productive workers, and if necessary, obedient soldiers” (1994, p.10).

Quinto, se construye un relato en que la escritura invita obligadamente al desarrollo cultural, mientras que las orales permanecen en la barbarie. Nada más distante de la realidad, especialmente considerando que la cultura occidental reconoce como parte de sus raíces ideológicas a la civilización griega, en la que su momento de mayor prosperidad intelectual estuvo cimentado en géneros discursivos orales, como la retórica y la dialéctica. Tanto la escritura como el habla tienen su papel en la construcción de los valores culturales.

Sexto, se equipara el logro de la escritura con el desarrollo cognitivo de los miembros de una cultura. Esto es falso por dos razones. En primer lugar, no se puede identificar los medios por lo que se comunica un mensaje con su contenido o, en otras palabras, con el conocimiento. En segundo lugar, la escritura ha de usarse para algún fin particular, puede que en una cultura oral, en la que las instituciones están en función de aquel carácter, saber escribir sea simplemente fútil.

Con la desmitificación efectuada por Olson se hizo pensable un sano método de investigación, en cuyo seno se albergara todo un nuevo paradigma de investigación, libre ya de los prejuicios de sentido común que alimentan a la ciencias que recién ven la luz de su ingreso a la civilización.

 

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to La desmitificación de la letra, el origen de una nueva ciencia.

  1. Paula González Álvarez (la ayudante) says:

    Algo que da para pensar respecto a la escritura y el desarrollo cognitivo: si “no se puede identificar los medios por lo que se comunica un mensaje con su contenido”, ¿cómo conciliamos esta idea con lo que hemos conversado de que hay ciertos tipos de conocimiento que se transmiten (solamente) a través de ciertas formas de lenguaje? Dale una vuelta.
    Reitero la necesidad de establecer vínculos con otros textos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s